Cómo ayudar a un drogadicto en casa

Antes de ver qué cosas puedes hacer para ayudar a un drogadicto,independientemente de cuál sea su adicción, permíteme contarte una cosa curiosa acerca de la marihuana. El 60 % de las personas mayores no ven el consumo regular de la marihuanacomo perjudicial, pero el THC (el ingrediente activo de la marihuana) es casi 5 veces más fuerte de lo que era hace 20 años.

Antes de entrar en materia te invito a ver este impactante vídeo en el que se muestra el deterioro físico de las personas adictas al Meth (un derivado de la metanfetamina).

En este vídeo vas a ver a personas que en su día eran libres. Sin embargo, este tipo de metanfetamina es muy adictiva y les destruye físicamente:

[Quizá te interese: Tratamiento de desintoxicación de la marihuana: terapias y remedios caseros]

5 PASOS PARA AYUDAR A UN DROGADICTO

1) Entender la adicción con el fin de ayudar a los adictos.

La adicción en muchos casos es considerada como una enfermedad que anula la voluntad del adicto. Es por esto por lo que, a pesar de la intención de querer abandonar el hábito adictivo, la persona sufre muchas recaídas.

como-ayudar-a-un-drogadicto 2) Ayudarte primero a ti mismo con el fin de ayudar al adicto.

No podemos controlar a un drogadicto pero podemos controlar nuestro comportamiento. Por lo tanto, lo mejor que puedes hacer es ponerte en manos de personas con experiencia o asociaciones de familiares de drogadictos para apoyaros mutuamente. Te darán los mejores consejos sobre cómo hacer para manejar las situaciones.

3) Ayudar a que el adicto establezca límites.

Un ejemplo de establecimiento de un límite es que el drogadicto se tiene que alejar de esas amistades perjudiciales que le incitan al consumo. Tiene que cambiar de hábitos para no cruzarse con cualquier tipo de amigo que le ponga en riesgo y en el caso de que se junte con alguno, decirles claramente que está intentando cambiar de vida y cortar rápidamente la conversación.

El establecimiento de un límite de este tipo es difícil porque se pueden herir los sentimientos del otro. Pero eso es parte de lo que mantiene enfermo al adicto: preocuparse más por los sentimientos de otra persona persona que por los suyos mismos.

Estableciendo límites tratamos de poner su propio bienestar personal en primer lugar para empezar a recuperar el control de su mente.

4) Acercarse al adicto de una manera informal.

Aprovecha esos momentos en los que el adicto se encuentra más receptivo para intentar llegar a su corazón, pero de una manera natural, no forzada. Hablándole con tranquilidad, naturalidad y de una manera muy familiar.

Este tipo de acercamiento puede ser muy eficaz. Se trata de una conversación sencilla en la que no se le presiona en ningún momento a la persona adicta. Tienes que intentar ser coherente con lo que piensas acerca de la situación pero sin importunarle. Asegúrate de que sepa que hay ayuda disponible para él o ella, siempre y cuando lo decida.

5) Desapegarse de la persona adicta.

Suena duro pero voy a explicar esta idea un poco más.

Desapegarse de la persona adicta no significa desatenderle por completo, obviamente. La idea es cuidar de ellos mientras nos separamos emocionalmente. Podemos cuidarles, pero no nos sentimos responsables de ellos.

Como ayudar a un hijo drogadicto. Es una forma de protegernos de sus comportamientos destructivos. Como ves este punto está muy relacionado con el consejo nº2.

3 cosas que puedes hacer para practicar el desapego con el adicto:

-No hacer las cosas que les competen a ellos.

-No encubrir sus errores o situaciones embarazosas.

-No rescatarlos de situaciones críticas o financieras.

El objetivo de este consejo es lograr un cierto nivel de estabilidad emocional. Nos estamos separando de los pensamientos negativos e irracionales que agitan nuestras emociones, como el sentimiento de culpa que podríamos tener si pensamos que la adicción de alguien es culpa nuestra.

En reuniones con familiares de drogadictos te pueden ayudar con este tipo de cosas.

Buena suerte.

Más información


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*