Tripofobia — Qué es, causas, síntomas y tratamientos

Es probable que alguna vez hayas experimentado sensaciones desagradables al observar ciertas imágenes en las que se repite mucho una misma forma, como es el caso de los agujeros en el queso o los corales. Si este es el caso, es posible que se deba a que sufres de una de las fobias menos conocidas, pero una de las más comunes: la tripofobia.

Si te interesa conocer detalles sobre esta curiosa fobia, como su definición o significado, los síntomas que presentan las personas que la padecen, su clasificación, el origen e incluso los tratamientos que se aplican en estos casos; en este artículo te presentamos información que podría servirte para descubrir si tú o algún conocido la padece.

Descubre qué es la tripofobia

El significado de tripofobia tiene sus raíces en las palabras griegas trypas que significan agujero o perforación, y la conocida phobos que significa fobia o miedo, por lo que se podría traducir como el miedo irracional a los agujeros. Es importante destacar que éste no es un término formal en la psicología aún; pues de hecho, no se ha incluido en el listado de trastornos mentales de esta rama. Sin embargo, es una fobia sumamente común, ya que existe una gran cantidad de personas que ha manifestado este tipo de temores.

La tripofobia también se conoce como el miedo irracional a imágenes conformadas por figuras geométricas repetitivas. Por lo general, estas figuras suelen ser círculos, esferas, o esferas huecas, y es común que las personas que padezcan esta fobia sientan mucho malestar y asco al observar durante algunos instantes ciertas imágenes, objetos, animales o plantas en los que se repitan estos patrones; tal es el caso de un panal de abejas, los corales en el mar, las esponjas empleadas en el hogar, quesos con muchos agujeros, e incluso los poros de la piel.

Se le considera como un miedo irracional, ya que los estímulos fóbicos en este caso no pueden ser considerados como entes amenazantes o de verdadero peligro; por lo que los ataques de pánico relacionados a ella se consideran “falsas alarmas”, ya que simplemente se da por el contacto visual con imágenes que resultan desagradables.

  • Diversos estudios realizados recientemente han arrojado que este tipo de fobia se presenta con mayor frecuencia en mujeres que en hombres, aunque la brecha entre esta incidencia no sea tan grande.
  • No está demás resaltar que lo que es la tripofobia no debe confundirse con la denominada dermatopatofobia, ya que esta última está referida al miedo que causan los patrones conformados por infecciones y erupciones en el cutis o ubicadas en el área de los ojos. Sin embargo, este fobia también puede presentarse por dichas infecciones y que veremos a continuación en el siguiente apartado.

Conoce los tipos de tripofobia

A pesar de no ser una fobia formal en el área de psicología, en la actualidad se le ha clasificado en cuatro tipos de tripofobia que se describen a continuación:

  • Tripofobia en la piel:

Muy similar a la dermatopatofobia, se refiere al miedo irracional a las afecciones y erupciones en la piel que se manifiestan con patrones repetitivos; como es el caso de muchas de las imágenes que se encuentran en internet. Que aunque reales en algunos casos, es poco común visualizar en humanos en la vida real.

  • Tripofobia extrema:

Cualquiera de estos tipos de tripofobia se puede considerar extremo cuando se tiene menor tolerancia a estos patrones repetitivos (bien sea por afecciones cutáneas, gusaneras en perros e imágenes diversas). Este tipo de fobia afecta considerablemente la calidad de vida de la persona, puesto que en su entorno encontrará estímulos fóbicos de forma recurrente.

¿Cuáles son las causas de la tripofobia?

Como ocurre con muchas afecciones, para poder entender lo que es la tripofobia no está demás conocer su origen. Éste aún no está claro, pero se intuye que la tripofobia tiene su origen en la condición evolutiva nata de los seres humanos. Es decir, el instinto de supervivencia tiende a rechazar este tipo de imágenes en las que el patrón geométrico circular o esférico se repite; debido a un reflejo de los miedos relacionados a animales venenosos, como lo son algunos tipos de serpientes, ranas y arañas, cuyos cuerpos exhiben con frecuencia figuras similares (en sus ojos, textura de la piel, entre otros).

De igual forma, el instinto de supervivencia puede relacionar estas formas aglomeradas con el asco que suele sentir la persona al percibir los rastros de ciertos animales en alimentos u objetos. Uno de los ejemplos más frecuentes son las frutas con gusanos, panes invadidos por moho, de camisetas agujeradas por cucarachas u hormigas, así como cadáveres en pleno proceso de descomposición (con gusanos, bacterias en forma de cocco, hongos y más).

Las causas de la tripofobia pueden explicarse de forma más clara recurriendo a la “Teoría de la Indefensión Aprendida”; explicada por Seligman en el año 1971, en la cual se plantea que la irracionalidad de las fobias tiene origen genético y no necesariamente cognitivo. Esto, en palabras más sencillas, quiere decir que los seres humanos no solo se adaptan físicamente para la supervivencia, sino que también tienen la capacidad de asociar ciertas situaciones a otras en las que determinados factores aumentaron las probabilidades de sobrevivir o salir ileso.

Quizás es por ello que al ver una imagen con muchos agujeros se sienta repulsión o miedo; pues esta evocará el recuerdo de una situación en la que el estímulo sí representara un peligro para la persona. Otros, por su parte, atribuyen su origen a la sugestión; puesto que existen casos en los que las personas que se han informado sobre este trastorno y han visto imágenes de la misma; quedando de alguna forma marcadas por las mismas, desarrollando así la fobia.

¿Qué síntomas de tripofobia existen?

Las personas que padecen tripofobia pueden llegar a experimentar crisis de angustia similares a las que se suscitan en trastornos de pánico formales en la psicología. En estos episodios los síntomas predominantes son:

  • Náuseas y mareos (a causa del asco).
  • Temblores.
  • Sudoración.
  • Taquicardias.
  • Dificultades para respirar.

Aunque sin duda alguna, el rasgo con el que más se identifica a un tripofóbico en es la piel erizada y repentina comezón en diferentes partes del cuerpo; los cuales manifiestan muchas personas al observar los patrones repetitivos durante unos segundos.

¿Cuáles son los tratamientos de la tripofobia?

  • Terapia de exposición: Se trata de un procedimiento en el cual se expone a paciente a los estímulos fóbicos. En este caso, a las denominadas imágenes tripofóbicas durante determinado tiempo; con el fin de que experimente todas las sensaciones de miedo, asco, repulsión y poco a poco vaya superando las mismas. Esta exposición se realiza de forma gradual, empezando primero con estímulos de baja intensidad (como imágenes muy sencillas con pocas figuras de agujeros) y luego se va aumentando la complejidad de las mismas. Esta es una de las terapias más empleadas y efectivas en el tratamiento de todo tipo de fobias.
  • Terapia cognitivo conductual: Esta también es muy empleada en el tratamiento de otras fobias, y se basa en informar al paciente todo lo referente a su padecimiento; para hacerle entender que sus miedos relacionados a los patrones repetitivos no tienen verdadero fundamento, es decir, que no hay peligro en ellos. Consiste en hacerle conversar y reflexionar sobre el tema de forma simultánea a su exposición.
  • Tratamiento farmacológico: En algunos casos se emplean medicamentos para tratarla. Sin embargo su efectividad es muy reducida en comparación con otras como agorafobia. Se recurre a fármacos como antidepresivos en el caso de tripofobia extrema; aunque podría emplearse otro tipo de medicamentos con el  fin de aliviar los síntomas relacionados a la crisis de pánico.
✔️El contenido de este artículo ha sido elaborado y validado por un experto equipo de psicólogos y profesionales de la salud mental. Pincha aquí para más información.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*