Clasificación genérica de los tipos de personalidad: tipo A y tipo B

Tu personalidad te hace ser quien eres

Existe una clasificación muy genérica para los tipos de personalidad. Básicamente podemos dividir la personalidad en 2 tipos: uno, la personalidad tipo A que son muy nerviosas, y la personalidad tipo B que son más bien tranquilas.

¿Tienes una u otra? A continuación te hablaremos de las características de cada tipo.

Personalidad tipo A

La personalidad es una de las cosas que no suelen cambiar

Las personas con este tipo de personalidad suelen ser ambiciosas, agresivas, altamente competitivas e impacientes. Suelen tener un alto rendimiento en las tareas que realizan, son adictas al trabajo y realizan múltiples tareas a la vez.

La personalidad tipo A fue descrita por primera vez en la década de los 50 por los cardiólogos Meyer Friedman y Jordania Mike como un factor de riesgo para enfermedades del corazón. Establecieron que las conductas asociadas a este tipo de personalidad duplican el riesgo de enfermedad coronaria en individuos sanos.

Esta investigación tuvo un efecto significativo en aquella época y los psicólogos empezaron a fijarse en cómo el estado mental de un individuo afecta a su salud física.

Personalidad tipo B

La teoría describe a los individuos tipo B como el contraste perfecto para los individuos con personalidades tipo A.

Las personas con personalidad tipo B son en general pacientes, relajadas, fáciles de llevar y, en ocasiones, carecen de un sentido primordial de urgencia. Estos individuos tienden a ser sensibles a los sentimientos de otras personas.

Debido a estas características, los individuos de tipo B se describen, a menudo, como apáticas y desinteresadas por personas del tipo A.

Críticas a esta teoría

A pesar de que ha sido ampliamente controvertida en la comunidad médica y científica desde su publicación, la teoría, sin embargo, ha persistido en la psicología popular como una manera de describir la personalidad de las personas.

Una de las mayores críticas se centra en el estudio estadístico que hicieron los cardiólogos Meyer Friedman y Jordania Mike ya que se les achaca que las muestras poblacionales que escogieron no eran del tamaño adecuado y muy desiguales.

Otro de los problemas viene dado porque no incluyeron información de los hábitos alimenticios de la muestra poblacional.

Más datos sobre la personalidad de tipo A y B

Hay personalidad a y personalidad b

Este tipo de personalidad se refiere a cómo las personas responden al estrés. Sin embargo, aunque su nombre implica una tipología de personalidad, se conceptualiza más apropiadamente como un rasgo continuo, con individuos extremos Tipo A y Tipo B en cada extremo.

Ampliando la información del primer punto de este artículo, Friedman y Rosenman (ambos cardiólogos) descubrieron el comportamiento Tipo A por accidente después de darse cuenta de que sus sillas de la sala de espera debían ser tapizadas mucho antes de lo previsto. Cuando el tapicero llegó para hacer el trabajo, inspeccionó cuidadosamente las sillas y notó que la tapicería se había desgastado de una manera inusual: «hay algo diferente en sus pacientes, nunca he visto a nadie usar sillas como esta”.

A diferencia de la mayoría de los pacientes, que esperan pacientemente, los pacientes cardíacos parecían incapaces de sentarse en sus asientos por mucho tiempo y se desgastaron los brazos de las sillas. Tendían a sentarse en el borde del asiento y se levantaban con frecuencia.

Sin embargo, los médicos inicialmente desestimaron este comentario, y solo cinco años después comenzaron su investigación formal. Friedman y Rosenman (1976) etiquetaron este comportamiento como personalidad de tipo A. Posteriormente realizaron investigaciones para demostrar que las personas con personalidad tipo A corren un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y presión arterial alta que las de tipo B.

Aunque originalmente fue llamado ‘Personalidad tipo A’ por Friedman y Rosenman, ahora se ha conceptualizado como un conjunto de respuestas conductuales conocidas colectivamente como Patrón de comportamiento tipo A.

Patrón de comportamiento tipo A

Competitividad

Los individuos tipo A tienden a ser muy competitivos y autocríticos. Se esfuerzan por alcanzar las metas sin sentir alegría en sus esfuerzos o logros. Interrelacionado con esto está la presencia de un desequilibrio significativo en la vida. Esto se caracteriza por una alta participación laboral. Los individuos de tipo A se ‘enrollan’ fácilmente y tienden a reaccionar exageradamente. También tienden a tener presión arterial alta (hipertensión).

Urgencia de tiempo

Las personalidades de tipo A experimentan un sentido de urgencia constante: las personas de tipo A parecen estar en una lucha constante contra el reloj. A menudo, se impacientan rápidamente con los retrasos y el tiempo improductivo, programan compromisos demasiado apretados e intentan hacer más de una cosa a la vez, como leer mientras comen o miran televisión.

Hostilidad

Los individuos tipo A tienden a despertarse fácilmente a la ira o la hostilidad, que pueden o no expresar abiertamente. Tales personas tienden a ver lo peor en los demás, mostrando enojo, envidia y falta de compasión. Cuando este comportamiento se expresa abiertamente (es decir, comportamiento físico) generalmente implica agresión y posible acoso. La hostilidad parece ser el factor principal relacionado con la enfermedad cardíaca y es un predictor de ello.

Patrón de comportamiento tipo B

Las personas con personalidad tipo B tienden a ser más tolerantes con los demás, son más relajadas que las personas tipo A, son más reflexivas, experimentan niveles más bajos de ansiedad y muestran un mayor nivel de imaginación y creatividad.

Entonces, ¿qué distingue exactamente este tipo de personalidad? La personalidad tipo B carece de los comportamientos típicamente vistos en el tipo A. Es importante recordar que los dos tipos actúan como un continuo, y las personas generalmente se inclinan más hacia un tipo sobre el otro. La personalidad tipo B se caracteriza por un conjunto de rasgos que incluyen:

  • Flexibilidad
  • Bajos niveles de estrés
  • Actitud relajada
  • Adaptabilidad al cambio
  • Templado
  • Relajado
  • Tendencia a postergar
  • Paciencia
  • Creatividad

Es importante recordar que todos tienden a experimentar los rasgos anteriores hasta cierto punto de vez en cuando. Sin embargo, las personas con personalidad tipo B exhiben estos rasgos de personalidad con mayor frecuencia.

También debe saber que identificar tu tipo de personalidad no es un intento de diagnóstico de salud mental. Sin embargo, algunos patrones de rasgos y comportamientos se han relacionado con la salud física. Conocer tu tipo puede ayudarte a comprender mejor tus tendencias, incluidas las fortalezas y debilidades potenciales.

Personalidad; Tipo A vs. Tipo B

Hay muchos tipos de personalidad

Hay muchas teorías diferentes de la personalidad. Algunos de los más populares intentan clasificar a las personalidades en varios tipos generales basados en características compartidas.

Los tipos Tipo A y Tipo B, como hemos comentado más arriba, fueron introducidos por primera vez durante la década de 1950 por los cardiólogos Rosenman y Friedman, quienes estaban interesados en cómo la personalidad de un individuo podría servir como un predictor de enfermedad cardíaca más adelante en la vida. A medida que los investigadores continuaron explorando este vínculo, notaron que ciertos grupos de rasgos de personalidad parecían tener un vínculo con enfermedades físicas específicas.

Se descubrió que las personas con rasgos de personalidad tipo A, como la agresión y la competitividad, tenían un mayor riesgo de desarrollar presión arterial alta, enfermedades cardíacas y complicaciones cardíacas relacionadas. Las personas con personalidades de tipo B, por otro lado, tuvieron una menor incidencia de problemas cardíacos. Rosenman y Friedman concluyeron que los rasgos tipo A podrían desempeñar un papel en el desarrollo de problemas cardíacos.

¿Tienes una personalidad del tipo A o del tipo B?

La personalidad tipo B a menudo se evalúa observando la exclusión de los rasgos tipo A. Las personas con características y comportamientos bajos que son típicos de la personalidad tipo A a menudo se consideran tipo B. Una de las medidas más utilizadas del comportamiento tipo A es la Encuesta de actividad de Jenkins (JAS).

Las preguntas sobre la evaluación se centran en tres áreas principales en las que se puede observar claramente la división entre los comportamientos de tipo A y tipo B: participación laboral, competitividad e impaciencia. Las personas con una personalidad tipo B tienden a obtener una puntuación más baja en las tres áreas que los tipos A.

Preguntas a considerar

Si se pregunta si podría tener una personalidad de tipo A o B, puede ser útil hacerse las siguientes preguntas:

  • ¿Encuentras alegría en la vida y disfrutas de tomarte el tiempo suficiente para completar una tarea?
  • ¿Tiendes a ser una persona bastante tranquila?
  • Cuando juegas, ¿te centras en divertirte?
  • ¿Sueles esperar hasta el último minuto para hacer las cosas?
  • Al comer, ¿comes despacio y saboreas cada bocado?
  • ¿Sueles abordar tareas una a la vez?
  • ¿Eres capaz de relajarte cuando estás fuera del trabajo?
  • ¿Eres bueno para mantener bajos niveles de estrés?
  • ¿Te centras más en disfrutar una actividad o en terminar la tarea?

Ahora que ya sabes más sobre estos dos tipos de personalidad, podrás hacer una idea de cuál podría ser la tuya.

✔️El contenido de este artículo ha sido elaborado y validado por un experto equipo de psicólogos y profesionales de la salud mental. Pincha aquí para más información.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*