La psicología cognitiva y la resolución de problemas

Reflexiona sobre tus problemas

La resolución de problemas constituye una parte importante de la vida diaria: los problemas pueden ser pequeños o muy grandes (la planificación de tu futura carrera o comprar un piso).

En la psicología cognitiva, la resolución de problemas se refiere al proceso mental que la gente pone en marcha para descubrir, analizar y resolver problemas. Esto implica todos los pasos en el proceso de resolución de un problema.

  1. El descubrimiento del problema.
  2. La decisión de abordar el problema.
  3. La comprensión del problema.
  4. La investigación de las opciones disponibles.
  5. Tomar las acciones necesarias para lograr tus metas.

Antes de abordar el problema es importante entender primero la naturaleza exacta del problema en sí. Si la comprensión del problema no es la adecuada, su intento por resolverlo también será defectuoso.

Problemas y obstáculos en la Resolución de Problemas

Soluciona el problema con calma

Por supuesto, la resolución de problemas no es un proceso perfecto. Hay diferentes obstáculos que pueden interferir con nuestra capacidad de resolver un problema de manera rápida y eficiente. Los investigadores han descrito los siguientes obstáculos mentales:

  • Fijación funcional: este término se refiere a la tendencia a considerar que los problemas sólo se pueden resolver en su forma habitual. La fijeza funcional impide a las personas ver todas las opciones que podrían estar disponibles para encontrar una solución.
  • La información irrelevante o engañosa: es importante distinguir entre la información que es relevante para la solución del problema y los datos irrelevantes que pueden conducir a soluciones erróneas. Es habitual centrarse en la información irrelevante o errónea cuando un problema es muy complejo.
  • Supuestos: cuando se trata de un problema, la gente suele hacer suposiciones acerca de las limitaciones y los obstáculos que impiden determinadas soluciones.

El proceso mental de la resolución de problemas

Un proceso mental o un fenómeno dedicado a resolver problemas descubriendo y analizando el problema se conoce como resolución de problemas. Es un proceso dedicado a encontrar no solo cualquier solución, sino la mejor solución para resolver cualquier problema. No existe una mejor manera de resolver cada tipo de problema, ya que existen problemas únicos dependiendo de la situación, también hay soluciones únicas.

En psicología cognitiva, la resolución de problemas no necesariamente se refiere a resolver problemas psicológicos / mentales del cerebro. El proceso simplemente se refiere a resolver todo tipo de problemas en la vida de manera adecuada. La idea de incluir el tema en psicología es porque la psicología se ocupa del proceso mental general. Y, usar con tacto nuestro proceso de pensamiento es lo que conduce a la solución de cualquier problema.

Hay varios pasos psicológicos rígidos involucrados en la resolución de problemas, que también se conoce como ciclo de resolución de problemas. Los pasos están en orden secuencial, y para resolver cualquier problema es necesario seguirlos uno tras otro. Pero tendemos a evitar seguir este conjunto rígido de pasos, por lo que a menudo nos obliga a seguir los mismos pasos una y otra vez hasta llegar a una solución satisfactoria.

Pasos involucrados en la resolución de problemas

Piensa y reflexiona sobre los problemas

Aunque al principio hemos hecho una leve mención, a continuación vamos explicarte con detalle los pasos involucrados en la resolución de problemas, aprobados por psicólogos expertos.

Identificando el problema

Identificar el problema parece ser la primera raíz obvia, pero no es tan simple como parece. Las personas pueden identificar la fuente incorrecta de un problema, lo que hará que los pasos que se sigan aplicando sean inútiles.

Por ejemplo, supongamos que tienes problemas con tus estudios. Identificar la raíz de tu fracaso es tu prioridad. El problema podría ser que no has empleado suficiente tiempo para los estudios o que no has probado las técnicas correctas. Pero, si asumes que el problema aquí es que el tema es demasiado difícil, no podrás resolver el problema.

Definición / comprensión del problema

Es vital definir adecuadamente el problema una vez que se ha identificado. Solo definiendo el problema, se pueden tomar más pasos para resolverlo. Mientras lo hace, también debe tener en cuenta diferentes perspectivas para comprender cualquier problema. Esto también le ayudará a buscar soluciones con diferentes perspectivas.

Ahora, siguiendo con el ejemplo anterior. Digamos que ha identificado el problema como no poder asignar suficiente tiempo para los estudios. Necesitas resolver la razón detrás de esto. ¿Has estado postergando? ¿Has estado demasiado ocupado con el trabajo? Debes comprender todo el problema y las razones detrás de él, que es el segundo paso para resolverlo.

Formando una estrategia

Desarrollar una estrategia es el siguiente paso para encontrar una solución. Cada situación diferente requerirá formular estrategias diferentes, también dependiendo de las preferencias únicas de cada persona.

Ahora, has identificado y estudiado tu problema. No puedes simplemente intentar resolverlo. No puedes simplemente dejar el trabajo y comenzar a estudiar. Necesitas elaborar una estrategia para administrar tu tiempo adecuadamente. Asigna menos tiempo para trabajos no tan importantes y añádelos a tu tiempo de estudio. Tu estrategia debe estar bien pensada, de modo que, al menos en teoría, puedas administrar el tiempo suficiente para estudiar adecuadamente y no suspender los exámenes.

Organizando información

Organizar la información disponible es otro paso crucial para el proceso. Necesitas considerar:

  • ¿Qué sabes sobre el problema?
  • ¿Qué no sabes sobre el problema?

La precisión de la solución para su problema dependerá de la cantidad de información disponible. La estrategia hipotética que formula tampoco lo es todo. Ahora debes contemplar la información disponible sobre el tema. Usa las preguntas antes mencionadas para obtener más información sobre lo que ocurre. La organización adecuada de la información te obligará a revisar la estrategia y refinarla para obtener mejores resultados.

Asignación de recursos

El tiempo, el dinero y otros recursos no son ilimitados. Decidir qué tan alta es la prioridad para resolver tu problema te ayudará a determinar los recursos que utilizarás en tu curso para encontrar la solución. Si el problema es importante, puedes asignar más recursos para resolverlo. Sin embargo, si el problema no es tan importante, no vale la pena el tiempo y el dinero que podría gastar en él si no fuera por la planificación adecuada.

Por ejemplo, consideremos un escenario diferente donde tu negocio está estancado, pero está a unos miles de kilómetros de distancia. Ahora, debes analizar el problema y los recursos que puedes gastar para resolver lo que está pasando. Si el trato no está realmente a tu favor, puedes intentar resolverlo por teléfono, sin embargo, los tratos más importantes pueden requerir que vayas a la ubicación para resolver el problema.

Seguimiento del progreso

Una vez resuelto el problema, será todo más fácil

Necesitas documentar tu progreso a medida que encuentras una solución. No confíes en tu memoria, no importa lo buena que sea. Se sabe que los solucionadores de problemas efectivos hacen un seguimiento de su progreso regularmente. Y, si no están progresando tanto como deberían, reevaluarán su enfoque o buscarán nuevas estrategias.

La resolución de problemas no es una hazaña de la noche a la mañana. No puedes tener un cuerpo como el de Brad Pitt después de una sola sesión en el gimnasio. Se necesita tiempo y paciencia. Del mismo modo, debes trabajar para resolver cualquier problema todos los días hasta que finalmente logres los resultados.

Mirando hacia atrás en el ejemplo anterior , si todo está de acuerdo con el plan, asignarás más y más tiempo para tus estudios hasta que finalmente estés seguro de que estás mejorando. Una forma de asegurarse de que estás en el camino correcto para resolver un problema es realizar un seguimiento del progreso. Para resolver el problema ilustrado en el primer ejemplo, puedes realizar autoevaluaciones cada una o do semanas y realizar un seguimiento de tu progreso.

Evaluación de los resultados

Tu trabajo aún no está hecho, incluso si has llegado a una solución. Debes evaluar la solución para averiguar si es la mejor solución posible al problema. La evaluación puede ser inmediata o puede llevar un tiempo. Por ejemplo, la respuesta a un problema matemático se puede verificar en ese momento, sin embargo, la solución a tu problema fiscal anual podría llevar más tiempo en la resolución de problemas.

✔️El contenido de este artículo ha sido elaborado y validado por un experto equipo de psicólogos y profesionales de la salud mental. Pincha aquí para más información.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*