9 curiosidades sobre la Filofobia (y sus síntomas)

¿Qué es la Filofobia?

El significado de la palabra filofobia es el miedo intenso e irracional a enamorarse. Las personas que sufren esta enfermedad temen el amor romántico o formar lazos emocionales de cualquier tipo. Las estadísticas sugieren que cerca de 250.000 personas pueden sufrir esta fobia en los Estados Unidos (1).

9 curiosidades sobre este extraño transtorno.

A menudo, las personas que sufren este tipo de miedo se abstienen de tener largas conversaciones con otros individuos por temor a enamorarse.

Este concepto proviene del griego «filos», que significa «amante o amado’. A continuación podrás leer 9 características sobre esta extraña fobia:

filofobia sintomas

1) Puede ser un trastorno altamente incapacitante. Las personas aquejadas por este trastorno tienden a vivir sus vidas en soledad.

2) A menudo, esta fobia tiene raíces culturales o religiosas. Es más común entre etnias en donde los matrimonios se pactan entre dos familias diferentes.

3) Es más común en mujeres que en hombres.

4) Uno de los personajes famosos de la historia con filofobia fue la reina Isabel I de Inglaterra. Es uno de los casos que se ponen de ejemplo en los libros que tratan esta temática.

Los historiadores creen que su enfermedad podría haber surgido debido al hecho de que había visto a su madre Ana Bolena ejecutada por haberse enamorado de su primo. El hecho de que su propio padre fue el responsable de la ejecución podría haberla hecho creer que todas las relaciones románticas tienen un final trágico.

5) La naturaleza, el alcance y las causas de la filofobia varían de un caso a otro y a veces es un verdadero misterio comprender porqué la persona afectada sufre este trastorno.

6) La filofobia está clasificada dentro del grupo de enfermedades mentales conocidas como trastornos de ansiedad.

7) Generalmente, las personas filofóbicas evitan ver películas románticas o se mantienen alejadas de ciertos lugares donde las parejas por lo general se reúnen. Asistir a una boda puede ser una tortura para las personas que sufren este trastorno.

8) En los casos más graves, los ataques de pánico y ansiedad son comunes. La persona se siente mareada y tiene ganas de salir corriendo.

9) La gravedad de este trastorno viene dado en la medida en que afecta a la vida normal de la persona que lo sufre. Hay personas que logran manejar correctamente este trastorno sin ayuda profesional y sus relaciones no se ven alteradas.

A continuación vamos a ver cómo se manifiesta la filofobia.

Síntomas

1) Algunas personas tienen tanto miedo a enamorarse que no pueden generar una relación de confianza con nadie. Sus relaciones suelen ser muy superficiales.

2) Su bienestar depende a menudo de las respuestas que reciben de la persona que aman por lo que pueden generar una relación de codependencia. Esto puede mantener a la persona tensa y ansiosa todo el tiempo. Puede ser extremadamente posesiva o, por el contrario, puede ahuyentar a sus seres queridos con su mala actitud.

3) También se experimenta ansiedad severa: inquietud, respiración superficial, ritmo cardíaco rápido, náuseas, dolores de pecho, etc. Esta ansiedad puede llegar a convertirse en un ataque de pánico. Estos son algunos de los síntomas físicos que se pueden atribuir a la filofobia.

Causas u Origen

1) Algunos terapeutas creen que una experiencia intensamente negativa en el pasado de la víctima podría haber desencadenado la reacción fóbica. El divorcio de los padres o ser testigo de la violencia doméstica en la propia infancia podrían ser responsables de esta fobia.

2) Como ya dijimos antes, muchas culturas y religiones prohíben relaciones románticas de amor. Esto puede causar intenso pánico en la mente de la víctima ya que cree firmemente que incurrirá en la ira de los ancianos o de Dios si tiene sentimientos o pensamientos de amor.

3) El miedo al compromiso debido a algunas relaciones fallidas, pensamientos negativos constantes o los trastornos de ansiedad y de pánico también están vinculados a esta fobia.

Tratamientos para superar o curar la filofobia

1) Terapia de desensibilización sistemática.

Este enfoque implica exponer a los pacientes al objeto o situación que temen. Gracias a la era de las computadoras, algunos terapeutas utilizan ahora la realidad virtual para crear imágenes de los objetos temidos. En el caso de la filofobia, un paciente podría participar en varios escenarios en los que practicara sus habilidades de relación con una entidad computarizada antes de ir a una cita con una persona real.

2) La terapia cognitivo conductual (TCC).

Este tipo de terapia educa al paciente sobre el ciclo de los patrones de pensamiento negativo y enseña técnicas para cambiar estos patrones de pensamiento. Una técnica simple de TCC es simplemente decir «¡Alto!» en voz alta o mentalmente cuando los pensamientos negativos aparecen.

A diferencia de otras terapias para las fobias, la TCC puede llevarse a cabo en un ambiente de grupo, dependiendo del tipo de fobia. La combinación de TCC con la terapia de desensibilización gradual es a menudo el tratamiento mas exitoso.

3) Desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares.

Este método ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de las fobias específicas, pero hay poca literatura sobre si es eficaz con la filofobia.

Este tipo de tratamiento se ha utilizado hasta la fecha para tratar los temores, como el miedo a los perros después de una mordedura de perro, y el trastorno de estrés post-traumático.

4) La hipnoterapia.

La hipnosis se ha demostrado que ayuda a eliminar las asociaciones negativas que pueden desencadenar ataques de pánico, así como ayudar a controlar el fumar, comer en exceso y otras conductas adictivas. Sin embargo, debido a que la hipnosis se basa en que el paciente debe ceder el control al terapeuta durante el tratamiento, su uso en el tratamiento de la filofobia podría ser problemático.

Cómo ayudar a alguien con filofobia

Lo mejor que puedes hacer es intentar convencer a esa persona de que acuda a su medico de cabecera para que valore si es necesario derivarla a un especialista psiquiatra.

La otra alternativa es acudir a un psicólogo pero esta opción es de pago aquí en España.

En cualquier caso, la persona afectada por este transtorno tiene que ser consciente de que existe un problema que no le deja ser feliz con los demás.

¿Conoces historias reales de personas que padecen este síndrome y quieres contarnos tu experiencia? Puedes dejarnos tu comentario aquí abajo o en nuestro muro de Facebook.

Referencias: 1, 2 y Wikipedia (en inglés).


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*