Depresión en adultos mayores: no es parte del envejecimiento

persona mayor con depresion

Hay quienes piensan que los adultos mayores es normal que se entristezcan o se depriman cuando envejecen porque les queda menos tiempo de disfrute en la vida. Pero esto no es así, la depresión no es una parte normal del envejecimiento ni de ninguna etapa de la vida. Nadie sabe el tiempo que nos queda en este mundo porque los accidentes y las enfermedades mortales ocurren… o no.

Llegar a ser adulto mayor es sin duda un privilegio que no todo el mundo consigue y solo el hecho de poder disfrutar de la familia, de la vida y de tener salud es motivo más que suficiente para estar agradecido porque cada mañana se tiene la oportunidad de respirar. Pero ocurre. Hay adultos mayores que entran en depresión y es necesario identificarlo para poder tratarlo lo antes posible.

La depresión en adultos mayores

La depresión es mucho más que sentirse triste.  La depresión puede ocurrir en los ancianos, pero no es una parte normal del envejecimiento. Si bien la mayoría de las personas experimentan períodos de tristeza a veces, la depresión es una condición médica tratable.

persona mayor con depresion

Los adultos mayores están en riesgo de diagnóstico erróneo y falta de tratamiento porque algunos de sus síntomas pueden parecerse a problemas normales relacionados con la edad. Los síntomas también pueden atribuirse erróneamente a otras enfermedades, medicamentos o cambios en la vida.

Artículo relacionado:
Cuándo la depresión laboral es un problema en el trabajo

Las personas mayores puede que no quieran hablar de sus sentimientos o que les cueste más comprender que lo que les está ocurriendo puede ser una señal de depresión. Incluso el buscar ayuda por su cuenta puede ser todo un obstáculo, sobre todo cuando viven solos.

Síntomas de la depresión en adultos mayores

Reconocer los síntomas de la depresión es esencial para poder buscar la ayuda necesaria lo antes posible. La característica principal para saber si una persona tiene depresión es que lleva más de dos semanas con los síntomas el estado de ánimo deprimido. Se pierde interés o placer por actividades que antes sí disfrutaba. Existen algunos síntomas en los adultos mayores que se deben conocer para reconocer:

  • Tristeza persistente
  • Lentitud física y mental
  • Excesivas preocupaciones
  • Llorar con frecuencia
  • Sentirse inútil o indefenso
  • Cambios en el peso
  • Inquietud
  • Problemas para dormir
  • Problemas para concentrarse
  • Dolores inexplicables
  • Falta de motivación
  • Apatía
  • Aislamiento
  • Sentimientos de desesperación
  • Baja autoestima
  • Abuso de sustancias
  • Fijación por la muerte
  • Problemas de memoria
  • Descuido del cuidado personal

persona mayor con depresion

No siempre un síntoma es estar triste

Si bien la depresión y la tristeza parecen ir de la mano, muchas personas mayores deprimidas afirman no sentirse tristes en absoluto. En cambio, pueden quejarse de baja motivación, falta de energía o problemas físicos. De hecho, las dolencias físicas, como el dolor de artritis o el empeoramiento de los dolores de cabeza, son a menudo el síntoma predominante de depresión en los ancianos.

¿Es pena o depresión?

A medida que las personas envejecemos, experimentamos muchas pérdidas. La pérdida es dolorosa, ya sea una pérdida de independencia, movilidad, salud, la carrera profesional o alguien a quien se ama. Lamentarse por estas pérdidas es normal y saludable, incluso si los sentimientos de tristeza duran mucho tiempo.

Distinguir entre el dolor y la depresión clínica no siempre es fácil, ya que comparten muchos síntomas. Sin embargo, hay formas de notar la diferencia. El duelo es una montaña rusa que involucra una amplia variedad de emociones y una combinación de días buenos y malos. Incluso cuando estás afligido, aún tendrás momentos de placer o felicidad. Con la depresión, por otro lado, los sentimientos de vacío y desesperación son constantes.

Si bien no hay un cronograma establecido para el duelo, si no se calma con el tiempo o apaga todos los signos de alegría, reírse de una buena broma, alegrarse en respuesta a un abrazo, apreciar una hermosa puesta de sol, puede ser depresión.

Por qué ocurre

A medida que envejecemos, a menudo enfrentamos cambios significativos en la vida que pueden aumentar el riesgo de depresión. Estos pueden incluir:

  • Problemas de salud. La enfermedad y la discapacidad, el dolor crónico o intenso, el deterioro cognitivo, el daño a la imagen corporal debido a una cirugía o enfermedad pueden contribuir a la depresión.
  • Soledad y aislamiento. Factores como vivir solo, un círculo social cada vez menor debido a muertes o reubicación, disminución de la movilidad debido a una enfermedad o pérdida de privilegios de conducir pueden desencadenar la depresión.
  • Reducción del sentido de propósito. La jubilación puede traer consigo una pérdida de identidad, estatus, autoconfianza y seguridad financiera y aumentar el riesgo de depresión. Las limitaciones físicas en las actividades que solía disfrutar también pueden afectar su sentido de propósito.
  • Temores. Estos incluyen el miedo a la muerte o morir, así como la ansiedad por problemas financieros o problemas de salud.
  • Duelos recientes. La muerte de amigos, familiares y mascotas, o la pérdida de un cónyuge o pareja son causas comunes de depresión en los adultos mayores.
  • Efectos secundarios de la medicación. Los síntomas de depresión también pueden ocurrir como un efecto secundario de muchos medicamentos comúnmente recetados. Es necesario hablar con el médico para descartar posibles problemas con estos medicamentos.

persona mayor con depresion

Cómo ayudar a un adulto mayor con depresión

La naturaleza misma de la depresión interfiere con la capacidad de una persona para buscar ayuda, drenando energía y autoestima. Para las personas mayores deprimidas, criadas en un momento en que la enfermedad mental era altamente estigmatizada e incomprendida, puede ser aún más difícil, especialmente si no creen que la depresión es una enfermedad real, están demasiado orgullosos o avergonzados para pedir ayuda o temen volverse una carga para sus familias.

Si una persona mayor que te importa está deprimida, puedes marcar la diferencia ofreciéndole apoyo emocional. Escucha a tu ser querido con paciencia y compasión. No necesitas tratar de «arreglar» la depresión de alguien; solo estar ahí para escuchar es suficiente. No critiques los sentimientos expresados, pero señala las realidades y ofrece esperanza. Anímale a salir, cocina alimentos que le gusten, hazle compañía… También puedes ayudar al ver que tu ser querido recibe un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado.  Ayuda a tu ser querido a encontrar un buen médico y a tratar su problema con un profesional.

✔️El contenido de este artículo ha sido elaborado y validado por un experto equipo de psicólogos y profesionales de la salud mental. Pincha aquí para más información.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*